fbpx

Las 5 ideas más importantes del Circular Fashion Summit

Compartir

Moda y sostenibilidad son dos términos que, desde hace ya bastante tiempo, intentan darse la mano. La importancia de que una industria, que durante años ha sido altamente contaminante, encuentre alternativas verdes, es una necesidad imperante en el mundo en el que nos movemos. Gracias a los avances tecnológicos y el interés, cada vez mayor, de las marcas por unirse a esta ola de soluciones sostenibles, se han abierto espacios de diálogo muy interesantes. 

Bajo esta premisa, el pasado 3 y 4 de octubre se llevó a cabo, en el marco de la Semana de la Moda de París, la segunda edición de The Circular Fashion Summit. Un evento de realidad virtual en el que la moda sostenible fue el eje central de la conversación. Durante dos días de paneles y seminarios, se reunieron en un mismo espacio (digital) los mayores expertos del diseño, la tecnología y la sostenibilidad. 

Después de un fin de semana cargado de conocimiento, estas fueron las principales ideas con las que nos quedamos: 

  1. Alargar el ciclo de vida

Para que la industria de la moda logre ser sostenible, es fundamental prolongar el ciclo de vida de los productos. No es posible seguir viviendo bajo el paradigma tradicional de usar y desechar lo que consumimos, sin implementar antes mecanismos que nos permitan reutilizar y darle segundas oportunidades a las prendas. 

Mediante herramientas de cuidado, reparación, intercambio, alquiler y reventa, es posible alargar el tiempo de uso de los productos. En este sentido, deberán las empresas asegurarse de fabricar diseños aptos para soportar dichos procesos, así como las personas de estar dispuestas a llevarlos a cabo.

Esto no sólo promoverá un consumo más responsable y consciente, en el que los consumidores tomen decisiones de compra teniendo en cuenta factores económicos y medioambientales, sino que además contribuirá a reducir las emisiones de carbono y, por ende, la huella ecológica de la industria.

La ecuación es muy simple: consumo menos, produzco menos, contamino menos. 

  1. De la economía lineal a la circular

En concordancia con lo anterior, debe haber una transformación de una economía lineal a una economía circular.

Bajo este modelo, como su nombre lo indica, los procesos son continuos y circulares, sin lugar a la generación de residuos más allá de los estrictamente necesarios. Se trata de optimizar los recursos, desperdiciar menos y ser más eficientes. 

  1. Repensar el diseño y las colecciones temporales

Adicionalmente, el sistema actual de la moda debe ser re-pensado. Es indiscutible que tras la pandemia del Covid-19, nada volverá a ser lo mismo. Y esto ha sido una realidad sobre todo en sectores como la moda, que por tanto tiempo estuvo desconectado de muchas de las realidades sociales aconteciendo en el mundo.

En el 2020 ha quedado de manifiesto que el calendario de la moda, tal como venía funcionando, no es algo sostenible en el tiempo. La superproducción de shows y semanas de la moda cada vez más extravagantes y recurrentes en el año, estaba a punto de implosionar. Este frenesí de producción y consumo, no solo era sumamente costoso a nivel económico, sino también medioambiental.

Por tanto, es necesario concebir una fórmula sostenible en el tiempo y repensar la manera en cómo y para qué se diseña.

  1. Comunicación coherente

Los relatos son la forma que tenemos las persona de entender el mundo en el que vivimos. Cómo contamos historias va a ser un factor determinante para las marcas. Desde la creación de los productos hasta cómo estos son presentados a los consumidores.  Tras setenta años de sociedad de consumo, el término “marca” tiene mala fama, está más relacionado con la industria del ‘aparentar’ o ‘engañar’, pero nuevas formas de consumo también necesitan nuevas formas de comunicación. 

En este sentido, debe perseguirse la creación de relaciones y conexiones mucho más coherentes. Este valor narrativo de la integridad es la razón por la que desde Innovación Audiovisual y la Escuela Internacional de Cine y Televisión de Cuba (EICTV) hemos creado, en colaboración The WUM, el curso online “Las marcas también cuentan”, donde enseñamos un método para tejer una narrativa del intercambio ético, basada en la coherencia entre los dichos y los hechos.

  1. Trazabilidad y transparencia

La trazabilidad de los productos, impulsada por la tecnología del blockchain, es una necesidad latente. En la búsqueda de una concientización sobre el consumo responsable, es fundamental que los consumidores tengan claridad sobre la cadena de producción de aquello que adquieren.
Para concebir una industria de la moda más sostenible, debe haber total transparencia alrededor de la procedencia de los materiales y los procesos de diseño, manufactura y producción. Esto, a su vez, obliga a las empresas a respetar estándares de sostenibilidad y trabajo justo. 

En la medida que la confianza del mercado aumente, las ventas también lo harán. 

Entre los ponentes e invitados, se encontraban importantes figuras como Sara Sozzani, de Vogue Italia y Vogue Talents; Caroline Rush, del Consejo Británico de la Moda; Carlo Capasa, presidente de la Cámara Nacional de Moda Italiana; Pascal Morand, presidente ejecutivo de la Federación de la Alta Costura de la Moda; Steve Kolb, Presidente y CEO del CFDA; Nina Shariati, del grupo H&M; Alexandre Capelli, del grupo LVMH; entre muchos más nombres importantes del sector.

De esta manera, el Circular Fashion Summit fue un espacio para intercambiar ideas e información sobre un futuro sostenible en la moda, el único posible de concebir. 

Nosotros nos quedamos con estas cinco ideas para seguir construyendo el futuro de la moda y el lifestyle con el foco en hibridar ética y estética.

Comments

There are no comments yet.

Leave a comment